Bechamel sin harina de trigo

bechamel sin harina

He de decir, para comenzar, que nunca me ha gustado la bechamel. Por eso es algo que no había echado de menos en mi cocina sin gluten. Pero el otro día mi celíaco consorte decidió cocinar una maravillosa lasaña sin gluten y sin lactosa, y no podía faltar una bechamel sin harina de trigo para completar este plato tan rico. Y, para hacerla totalmente apta, ni siquiera puso leche sin lactosa o de arroz, almendras o soja (éstas últimas principalmente porque darían algo de sabor y la primera de ellas porque tampoco me sienta demasiado bien), si no que, simplemente con harina de arroz y agua, removiendo bien en la sartén para evitar grumos, hizo una bechamel sin harina de trigo que aportaba esponjosidad al plato. Riquísimo.
Pero hay muchas otras maneras de hacerla. Por ejemplo, para elaborarla de manera ligera, se puede usar sólo leche, harina de maíz o arroz, nuez moscada, pimienta y sal. Sin aceite ni mantequilla. Primero se calienta la leche en una perola (400 militros) y ponemos otros tantos mezclados con seis cucharadas soperas de la harina sin gluten. Removemos muy bien para que no haya grumos y lo incorporamos a la leche templada, añadimos los demás condimentos y seguimos dejándola al fuego sin parar de removerla hasta que hierva y comience a espesar. Y ya tenemos lista una bechamel sin harina de trigo perfecta para nuestras lasañas, canelones, verduras gratinadas o lo que nos apetezca comer en ese momento.

Nuestra receta de lasaña con bechamel sin harina de trigo

¿Y cómo era esa lasaña tan maravillosa con bechamel sin harina de trigo que mi consorte celíaco me preparó? La ha hecho de dos clases, de pescado y carne. Imposible decidir cuál estaba más rica…. Para hacerla utilizamos las láminas de arroz y maíz de la marca Fazion (las compramos en Mercadona). Hay que prepararlas siguiendo las instrucciones del envase respecto a tiempos de cocción. Reservamos. Después, se hace lo que quieres meter dentro. La de pescado, por ejemplo, llevaba verduritas, salmón y gambas, todo bien salteado, salpimentado y riquísimo. La de carne llevaba también verduras salteadas, jamón serrano y salchicas troceadas. Y ya sólo queda montar la creación, con los pisos que quieras. Hicimos dos. Lámina de lasaña, contenido, lámina de lasaña, contenido, lámina de lasaña, bechamel sin harina de trigo, queso rallado sin lactosa, y al horno. Os aseguro que estaba deliciosa, llena un montón aunque la bechamel fuese tan ligerita, de hecho fue plato único…

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Frases célebres que seguro has escuchado

Ser celíaco, o tener alguna otra intolerancia alimentaria, te llevará a escuchar...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *