¿Por qué algunos comen sin gluten como sinónimo de adelgazar?

Hoy vamos a hablar de un tema que me enerva especialmente. Partiendo de la base que no me gustan las modas, de ninguna clase, tampoco me gusta nada de nada la moda que actualmente vemos, o la creencia, o no sé cómo llamarlo, de comer sin gluten con el objetivo de adelgazar. Sin ser celíaco, me refiero.
Estas dietas se han popularizado entre las famosas, que han decidido comer sin gluten pensando que van a perder peso, pero los expertos lo tienen claro: una alimentación sin gluten está exclusivamente indicada para los celíacos, y debe ser establecida y controlada por un profesional. Y para aquellos que desean adelgazar, hay muchas maneras, no una dieta sin gluten si no se tiene la enfermedad celíaca.

Una de las actrices que pregona los beneficios de comer sin gluten (insisto, sin ser celíaco) es Gwyneth Paltrow. Pero hay más. Error, según aseguran los especialistas, ya que el hecho de asociar la falta de gluten en la dieta con una alimentación más sana o que nos ayuda a adelgazar no tiene ningún fundamento científico. Si nos fijamos, los alimentos sin gluten no tienen menos calorías y, además, pueden desequilibrar los demás nutrientes si se ingieren por gusto. Y es que no es el gluten lo que engorda, si no los carbohidratos que están en los productos que lo tienen y si los eliminamos de nuestra alimentación a nuestro libre albedrío podemos desencadenar otros problemas de salud.

The Sunday Times publicó un artículo en el que señalaba que los productos sin gluten tienen bastantes grasas por lo que, de hecho, engordarían más que los “normales”. Según explicaba este estudio, esto se debe a que, al quitar el gluten y cambiar el sabor de los alimentos, la “compensación” que se realiza para que sean más agradables de comer está basada en otros componentes como puede ser la grasa, pudiendo llegar a tener hasta tres veces más.

Con esto me pasa lo mismo que me ocurría cuando, de pequeña, cegata perdida y con mis gafas a todos lados, alguien me decía que le encantaría llevar gafas, o se las ponía por gusto, incluso sin graduar. Me hervía la sangre. Si supieran ellos lo que es ser miope desde los siete años. Pues con esto igual. Aquellos que comen sin gluten por gusto, incluso por la creencia de adelgazar, me producen la misma sensación de estupor y rabia, porque si supieran lo que es tener que hacerlo por enfermedad lo verían de otra manera diferente.

Seguro que a vosotros os han dicho alguna vez aquello que: “pues desde que eres celíaca habrás adelgazado”. A mí también. ¿Y habéis adelgazado? Yo tampoco.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Viajar sin gluten, consejos hacerlo más fácil

Viajar sin gluten es más sencillo de lo que parece al principio....
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *