¿Qué es la contaminación cruzada? ¿Cómo la evito?

Contaminación cruzada

La contaminación cruzada se da cuando algunos alimentos entran en contacto entre sí creando problemas para la salud. Puede ser directa, cuando un alimento digamos limpio toca un alimento llamémoslo contaminado, o indirecta, que es más habitual pero más complicada de evitar, y es cuando un alimento limpio toca algo que antes tocó un alimento contaminado.
En el caso de los celíacos, esto se produce cuando un alimento sin gluten toca, por ejemplo, un utensilio (cubierto, sartén, servilleta, mesa) u otro alimento que sí lo contiene. Esto puede ocurrir cuando se elaboran productos sin gluten en recipientes que anteriormente contuvieron gluten. Por eso las personas celíacas deben tener claro que lo que comen no ha sido elaborado en lugares donde se ha hecho, por ejemplo, pasta, o harina, o pan, o cualquier producto que lo contenga.

La contaminación cruzada puede darse en el lugar de fabricación del alimento, si elaboran tanto productos con gluten como sin gluten, o en la propia casa del celíaco.

Compartir líneas de producto, almacenarlos juntos, la manipulación o falta de higiene en la maquinaria son algunos de los motivos por los que se puede producir esta situación en una fábrica. Por eso deberemos cerciorarnos de que lo que compramos está libre de gluten y realizado en óptimas condiciones (sellos, pertenencia a asociaciones, certificado de calidad…). Además, normalmente, si hay opción a que se dé esta situación aparecerá el mensaje “puede contener trazas de gluten”, lo que nos da un aviso de que ese alimento ha podido estar en contacto con gluten. En principio, la maquinaria se ha limpiado y no tiene por qué darse, pero no pueden arriesgarse a que suceda.
contaminacioncruzada2

Contaminación cruzada en casa

En casa también debemos extremar las precauciones para evitar posibles contaminaciones, tanto en la manipulación de los alimentos como, igualmente, en la limpieza de los utensilios, cubiertos y la cocina en general.

Veamos el caso de una casa en la que habita una persona celíaca pero el resto no lo son. Para estar seguros de que no vamos a contaminar la comida, deberemos lavarnos bien las manos antes de tocar un alimento sin gluten, sobre todo si antes hemos estado tocando harinas, pan, pasta, etc. Asimismo, mantendremos una buena higiene diaria de encimeras, mesas, sartenes, perolas, cubiertos, platos…. Cualquier resto de pan, una miga, un poco de harina, puede ser nefasto para la salud del celíaco.

Se aconseja hacer en primer lugar la comida que no lleva gluten. Nunca podremos usar el mismo aceite que hayamos pudido usar para freír algo con gluten, y si vamos a coger sal con la mano deberemos estar seguros de que no hemos tocado nada antes para no contaminar el bote entero.

Usaremos cubiertos diferentes, incluso cucharas para revolver distintas, si estamos cocinando pasta con y sin gluten, por supuesto será en recipientes diferentes. Si hacemos algo al horno no pondremos en la misma parrilla alimentos mezclados; tendremos tostadores diferentes para pan normal y pan sin gluten y todo aquello sin gluten lo guardaremos en un armario aparte para que no esté nunca en contacto con algo que pueda contaminarlo.

Finalmente, si salimos a comer fuera de casa, siempre tendremos que ser muy cuidados a la hora de explicar que no podemos ingerir aquello elaborado en aceites reutilizados, cuidado con las frituras ya que si utilizan la misma freidora estaría totalmente incomible para un celíaco. Comida a la plancha, cocida o ensaladas serán siempre nuestros grandes aliados en caso de duda. Y como siempre os digo, preguntad, preguntad, preguntad, nunca os quedéis con ninguna duda.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Bimbo sin gluten para nuestros sandwiches

Lo que más me gusta del Bimbo sin gluten es su tamaño...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *