Helados sin gluten para el verano

Helados sin gluten

Ya estamos en verano y algunos no lo concebimos sin los helados. El problema viene cuando nos dicen que no podemos comer gluten y, en mi caso, tampoco lactosa, y pensamos OMG, ¿y ahora qué pasa con los helados?
Tranquilos, porque hay alternativas, para “sólo” sin gluten más que para los que buscamos sin gluten y sin lactosa, todo hay que decirlo.

Si optamos por helados de los del “cartel” de toda la vida, podemos comer bastantes; de la marca Frigo podemos degustar, entre otros, los Magnum Blanco, Clásico, Frac, Fresa y Chocolate Blanco, Dorado, infinity chocolate negro, Frigo Bombon Nata, Frigodedo, Solero, Calippo, Drácula, Mini milk, Super Twister; de Kalise, Adiction Chock, Kaligur, Clipper Polo Naranja, Mulato, Belice, y muchos más; de Nestlé podemos comer los almendrados, Noir, Mikolápiz, Nesquik Choco, Fantasmikos, etc. También podemos comer helados sin gluten en McDonald’s y en Smooy.

Como siempre, lo primero de todo es consultar el etiquetado del producto y, ante la duda, contactar con la marca para corroborar, en caso de que no lo especifique, si el helado está libre de gluten.

En las heladerías artesanas también encontramos helados sin gluten. En este caso, debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones centradas en evitar la contaminación:

  • No deberán haber usado el mismo cazo para haber servido tu helado sin gluten y para haber servido el resto.
  • Si tocan con las manos los cucuruchos de galleta (que llevan gluten) deberán lavarse las manos antes de tocar tu helado o tu cucurucho sin gluten si lo tienen.
  • Si hay toppings también deberemos estar al tanto de que no estén juntos y que no se hayan contaminado.

El helado es bueno para la salud

Los helados son buenos durante todo el año aunque los relacionamos más con el verano. Son alimentos completos y muy sabrosos que gustan a grandes y pequeños. Aunque no se debe abusar de su ingesta lo cierto es que muchos estudios avalan sus beneficios para la salud, de hecho, en Estados Unidos demostraron que incluso había ayudado a perder kilos, controlaba la tensión arterial y fortalecía la masa de los huesos. Los artesanos tiene un bajo contenido en grasa. Los helados son fuente de vitamina B, proteínas y calcio y contribuyen a la cicatrización y disminución de la inflamación de las amígdalas.

Emocionalmente también reportan beneficios. Quién no se ha dado un atracón de helado cuando se sentía triste o mientras veía una lacrimógena película en la tele y se ha quedado como nuevo. Y es que algunos de sus componentes, como el azúcar, el chocolate o la caseína, producen endorfinas y ayudan a disminuir nuestro nivel de estrés emocional y físico. Los helados, en definitiva, nos hacen sentirnos más felices.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Los celíacos y viajar en avión

Sumergidos de lleno en las vacaciones los celíacos nos enfrentamos a nuevas...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *