Pan sin gluten: posibilidades y alternativas

Pan Sin Gluten

No es fácil encontrar un pan sin gluten que podamos decir: qué rico está. No es nada fácil. Los que existen en el mercado difieren bastante en textura y sabor de unas marcas a otras, y como siempre está el hándicap añadido del precio.
El pan sin gluten es, en general, un poco seco y con una textura diferente, precisamente porque es el gluten quien le da la esponjosidad a todo aquello que lo lleva. En mi caso particular, he encontrado marcas que me gustan más que otras, por ejemplo, Schär tiene muchas variedades de pan y está bastante rico, los que más me gustan de su gama son Pane Casereccio y el rústico, que lleva alforfón, mijo e harina integral de arroz y está bastante sabroso.

El pan sin gluten tipo Bimbo de Hacendado es el mejor en cuento a relación calidad precio, ya que sale bastante cantidad, está rico, y no es demasiado caro. Para los sandwich es mi favorito ahora mismo, además la rebanada es bastante grande, más o menos como una normal de un pan de molde, ya que por ejemplo otro que me gusta mucho por sabor es el de Proceli, pero se rompe demasiado y las rebanadas son demasiado pequeñas.

Hacer pan sin gluten en casa

La siguiente alternativa, como todo en esta feliz vida sin gluten, es hacer el pan sin gluten en casa. Llegados a este punto, debemos considerar que cada harina sin gluten es un mundo y proporciona diversas texturas a la miga, más seca, más esponjosas… Así que, amigos, una vez más, probemos cuál resulta más a nuestro gusto. Eso sí, cada harina tiene una receta por lo que deberemos tenerlo en cuenta a la hora de la elaboración para encontrar la miga, la corteza y el pan sin gluten que más se adapta a vuestro paladar (recordando, también, que ningún pan sin gluten será igual que el pan “normal” que recordamos de antaño).

Vamos a ver una receta que propone la Federación de Asociaciones de Celíacos de España, y para la que necesitamos:

  • 500 gramos de harina panificable sin gluten
  • 10 gramos de levadura en polvo
  • 300 ml de agua templada
  • 2 cucharaditas de sal

En primer lugar, mezclaremos la harina panificable sin gluten, la sal y la levadura. Una vez hecho esto, haremos un hueco en el centro donde pondremos el agua templada, añadiéndola despacio, y mezclándola con los demás ingredientes. Amasaremos todo bien hasta que no queden grumos.

Cuando la masa esté homogénea, haremos una bola y la meteremos en un bol, la taparemos con un trapo húmedo y la dejaremos fermentar durante una hora (temperatura ambiente de entre 25 a 27 grados). Si no tenemos esta temperatura en casa, podemos pre calentar el horno durante cinco minutos a 50ºC, lo apagamos, y con el horno apagado introducimos la masa para que fermente ahí.

Esta masa tiene que doblar su volumen, y será entonces cuando la volveremos a amasar suavemente y le daremos la forma que más nos guste (en un molde para pan, una barra grande, panecillos, etc.). Cuando ya le hayamos dado la forma, pondremos la masa en una bandeja cubierta con papel para horno, y la cubriremos con un trapo húmedo para que fermente durante una hora más (lo mismo que antes). Una vez transcurrido este tiempo, haremos unos cortes en la parte de arriba del pan sin gluten, y con un vaporizador rociaremos esta superficie con un poco de agua.

Meteremos la masa en el horno, con un vaso de agua en una esquina. El pan deberá hornearse durante 45 minutos a 200ºC. Cuando lo golpeemos en la base y suene hueco, es que estará hecho. Los sacamos y dejamos reposar en una rejilla.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Rico bizcocho sin gluten

¿Os apetece hacer este finde un rico bizcocho sin gluten? Pues vamos...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *