Día Mundial del Pan ¡Yo sin gluten!

Dia Mundial del Pan

Este viernes, 16 de octubre, se celebra el Día Mundial del Pan. Desde las redes sociales se está promoviendo e informando sobre todas las posibilidades de pan para celíacos, con recetas, ideas e información relativa a las alternativas y posibilidades sin gluten, todo ello con los hashtag #yopansingluten#yosingluten. ¡Y nosotros nos sumamos a ello!
El Día Mundial del Pan surgió como una iniciativa de la Unión Internacional de la Boulangerie con el objetivo de rendir homenaje a este producto, al trabajo de los panaderos e intercambiar información sobre su elaboración y características alimentarias.

Lo que se busca desde el colectivo celíaco es, una vez más, hacer hincapié y hacer visible las alternativas para nosotros. Los blogueros comparten hoy sus recetas de pan sin gluten y nos ayudan a conocer mucho mejor cómo prepararlo y comprobar todas las posibilidades existen. ¡Que son un montón!

Cada vez es más sencillo encontrar pan sin gluten que satisfaga nuestras expectativas. Yo he ido notando cierta evolución en texturas y sabores, para el pan de molde o para otro tipo de panes, aunque todavía algunos no son del todo muy apetecibles. Y luego está el tema del precio, claro.

Por eso son cada vez más las personas que optan por elaborar su propio pan en casa, bien con la ayuda de panificadoras o thermomix o simplemente horneado como se ha hecho siempre. Yo nunca he hecho y siempre os digo que es mi asignatura pendiente, por eso os animo a buscar con los  hashtags que os he comentado antes para que descubráis un montón de ricas recetas para celebrar este día como se merece.

Mientras, os recuerdo una receta que os conté hace días y que proponía la Federación de Asociaciones de Celíacos de España, sencilla de hacer. Necesitarás 500 gramos de harina panificable sin gluten, 10 gramos de levadura, 300 ml de agua templada y dos cucharadas de sal.

Debes mezclar la sal con la levadura y la harina. Haz un hueco en el centro y echa el agua poco a poco, mezclando todo para que quede una masa homogénea. Haz una bola y ponlo todo en un bol, que taparás con un trapo húmedo para que fermente a temperatura ambiente durante una hora. La masa tiene que doblar su volumen; cuando esto ocurra, vuelves a amasar con suavidad y le das la forma que te guste, en barra, panecillos, como pan de molde… Lo pones en el horno cubierto con papel de horno y un trapo húmedo para que esté una hora más fermentando. Sácalo y rocía con un poco de agua la superficie, y haz cortes en la parte de arriba. Y ya sí, a hornear. 200 grados durante 45 minutos, pon un vaso de agua dentro también. Debe sonar hueco cuando golpees la base, será señal de que está listo para comer. ¡Deja reposar antes de hacerlo!

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Los imprescindibles en mi maleta sin gluten

No es fácil sobre todo cuando se está recién diagnosticado, pero sirve...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *