Pasta sin gluten ¿qué alternativas tengo?

pasta sin gluten

No conozco en exceso el mundo de la pasta sin gluten porque únicamente soy consumidora de Pastas Gallo, tanto las de colores como las normales, pero existen más alternativas que vamos a repasar ahora para que tengáis información sobre qué pastas existen. No obstante, si conocéis más marcas y productos los iremos añadiendo a la entrada para que esté siempre actualizada 🙂
La marca Schär tiene bastante variedad de productos de pasta sin gluten como por ejemplo espaguetis con salsa de tomate, espaguetis normales, espirales, gnocchi de patatas, penne, lasaña, tagliatelle, pipe, capelli d’angelo y anellini.

Por su parte, Gallo también presenta varios tipos de pasta sin gluten, con pasta de arroz y pasta de maíz en formato macarrones, espagueti y fideos.

Pasta sin gluten de konjac

Indagando por la red he dado con otro tipo de pasta sin gluten apta para celáicos, y es la pasta de konjac, algo de lo que no había oído hablar nunca. Se trata de un producto que los asiáticos consumen desde hace 2.000 años por sus beneficios para la salud, y es que por lo visto esta fibra que se obtiene del árbol homónimo con origen en China incrementa la sensación de estar llenos, ayuda a perder peso, disminuye el colesterol malo, controla la diabetes y ayuda a recuperar la flora intestinal. Es baja en calorías y reduce la presión arterial. Tiene minerales y un montón de vitaminas, además de ácido fólico, zinc y fibra.

Encontramos varios formatos de pasta sin gluten elaborada con esta materia prima, por ejemplo, arroz de konjac, espaguetis, noodles o tallarines. Yo no lo he probado y me han entrado muchas ganas. ¿Vosotros la conocíais?

Y ya para los más duchos en las artes culinarias, la propuesta es elaborar pasta sin gluten casera, esta receta aparece en la web de MasterChef y no parece complicada de hacer. El problema imagino que será cogerle el punto a la masa… Hace falta 250 gramos de harina sin gluten, tres huevos y 10 ml. de aceite. Primero se hace un volcán con la harina, se cascan los huevos dentro y se introduce también el aceite. Se amasa todo, con fuerza para que no queden grumos. Si nos queda seca se pone agua y se vemos que está húmeda, más harina. Dejamos reposar la masa durante una media hora tapada con papel film. A continuación, la separamos en bolas y con un rodillo las vamos alisando, para que pueda pasar por los rodillos de la máquina de hacer pasta, por donde la pasaremos hasta que coja el grosor deseado. Después se cuece en agua con sal.

¿Alguna receta más? ¿Algún truquito para que salga bien?

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Postres para celíacos, una dulce recompensa

Afortunadamente nunca fui demasiado amiga del dulce porque ahora mismo, sin poder...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *